Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

lunes, 11 de diciembre de 2017

Celendin: Navidad, bella navidad?

Parece que los que han construido el nacimiento o pesebre en la plaza mayor de Celendin, nos han querido sorprender. En especial a los que ingresamos a la plaza en mención por los jirones Pardo, Unión o bajamos por frente a la iglesia con dirección a la municipalidad.

Primero; piensas, como ya es costumbre, que han levantado un quiosco o chingana para exhibir o vender algún producto de los muchos que brinda nuestra tierra; pero después, oh sorpresa!, se trata nada menos que de un nacimiento o pesebre que tiene el techo de calamina y las paredes de costal de plástico de color verde. Para remate, a su costado, unos plásticos azules te hacen pensar que tambien han construido una letrina en pleno centro de la ciudad.

Esto es solo parte de la anécdota navideña de los arquitectos de la desfachatez; porque, si miramos a nuestro alrededor, la cosa es más seria de lo que pensamos. Casi nada queda ya del Celendin que enorgullecía a sus ciudadanos por ser un lugar en el que sus autoridades y pueblo respetaban su arquitectura, adecuada para esta parte de nuestro país.

Los nuevos "pitucos" se han encargado de destruir todo lo tradicional de Celendin, construyendo mamotretos de tres pisos en la misma plaza mayor.

Ha triunfado la estupidez. Y en esa dirección avanzan los gerentes y asesores de los actuales mandamáses que han autorizado esta clase de construcciones para que la capital de nuestra provincia se vea cada vez peor. Como alguien dijo: "un adefesio mayor". No contentos con estos hechos, de los que parecen orgullosos porque andan con pecho de pavos, ahora proliferan en calles, avenidas y, por supuesto en las paredes de las casas de la plaza mayor, letreros de colores que hacen de Celendin un verdadero mamarracho.

Fotos


Fotografías: Chungo y batán.

Otra de velorios... Resaca del alma.


Sucedió mucho antes de la refacción de la fachada del campo santo por la que ahora pasan los paisanos a cada rato, diciendo, sin temor y para sus adentros: "Ananau mi cementerio, qué lindazo que ha quedau".

Cuentan que un borracho había ido a festejar por el Oratorio, cerca al túnel que construyeron nuestros antepasados, el cumpleaños de su compadre.

Eran las dos y treinta de la madrugada de un día martes y el borracho caminaba muy confiado por la carretera, hasta que se dio cuenta que tenia que pasar por frente a la puerta principal del cementerio.

Felizmente, contó después el borracho a su mujer, que en la esquina del cementerio, antes de pasar, había un hombre flaco, alto; que, de pie y muy elegante, contemplaba las estrellas y el paisaje. Vestía un terno beige, corbata roja y zapatos color guinda que brillaban como espejos.



-Señor -le dijo el borracho-. ¿Podría hacermiuste el favor de pasarme a la otra esquina del cementerio?

-Encantau -contestó el hombre y, tomándolo del brazo, luego de pasar la puerta del campo santo, le habló con voz media rara: -"Cuando yo era en vida, tenía miedo; ahora no".

"¿Cuando yo era en vida?", se preguntó el borracho, unos pasos más arriba-. "¿Cuando yo era en vida?", repitió.

Al comprender lo que querían decir estas palabras, al borracho, pálido de espanto, le faltaron piernas para correr.

Al día siguiente, la mujer del borracho, dijo a todas las chismosas que era falso que su marido había estado tomando toda la noche, como aseguraban ellas; pues, su compañero, "había llegau a casa sanito... y sin tufo".

Fotografia del portón antiguo del cementerio de Moisés Rojas Aliaga.
© Palujo.

(CONCIENCIA CRÍTICA) ¿Y EN EL PERÚ QUIÈNES SON LOS INMORTALES?

Por Mario Peláez

Como precisara en el artículo anterior, la elección de las personalidades es relativa considerando la impronta de la persona que los elige. Lo cual no resta calidad a la oportunidad de reflexionar sobre los intelectuales y de los que más han influenciado en la historia.


Si la geografía (lo que alberga sus entrañas) determinaría per ce el desarrollo de los países, el Perú estaría bien ubicado en el primer mundo; y no en los últimos lugares del tercer mundo. Es la historia como pasado y como presente, personifica da en las instituciones y en los gobernantes, la que determina en última instancia la calidad de la vida material y espiritual. Con una educación mediocre y un disfrute cultural cero, no podemos aspirar a tener genios; excepcionalmente si algunos talentos. Salvo que echemos mano a un pedestre nacionalismo para auto engañarnos. Situación que no significa que el Perú no cuente con personas inteligentes y de gran sensibilidad artística y social y de amor al Perú. Los hay en todos los niveles profesionales como autodidactas.

¿Pero quiénes son, a nuestro modesto entender, los imprescindibles, los inmortales de la historia peruana?

HUAMÁN POMA DE AYALA (1534 – 1616). Es nuestro primer gran intelectual, nuestro primer político con lúcida conciencia de la peruanidad y crítico implacable del viejo colonialismo.

TÚPAC AMARU (1738 – 1781). Con su épica entramos a la historia de las grandes revoluciones.

MIGUEL GRAU (1834 – 1879). Su gigantesca entrega patriótica evitó que toda la historia de la República se enmierde.

JULIO C. TELLO (1880 – 1947). Fertilizó nuestras raíces andinas, nuestro amor propio.

JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI (1894 – 1930). Es el primero en estudiar integralmente el Perú desde la viva realidad y privilegiar la conciencia de la clase trabajadora y sentar la base de su organización.

CÉSAR VALLEJO (1892 – 1937). Sin su creación la poesía en el Perú seguiría empantanada en la rima elemental del yoismo y en las vivas a la bandera. Poeta universal.

JOSÉ MARÍA ARGUEDAS (1911 – 1969). Sus libros se releen con pasión, prueba irrefutable de suprema calidad.



Pero también hay una formidable pléyade de mujeres tesoneras en la lucha por los derechos de las mujeres, y entonces marginadas por la historia oficial: Teresa González de Fanning, Elvira García y García, Mercedes Cabello de Carbonera, Clorinda Matos, Dora Mayer, María Jesús Alvarado, Ángela Ramos, Magda Portal, María Rostworoski (pero sin olvidar a Micaela Bastidas y Catalina Huanca).

Micaela Bastidas

Desde luego hay otras personalidades en plena vigencia como Mario Vargas Llosa y Gustavo Gutiérrez.

¿Quiénes más, quiénes más…? (Hasta el próximo domingo, amigo lector).

Nota: Por falta de espacio no publicamos las fotografías de algunos personajes.

Sucre: Adiós al Isco de mis recuerdos (II)

El paseito solitario del pasado sábado 12 de noviembre, no terminó en la esquina que une a los barrios del Centro y Minopampa. Se prolongó sin rumbo fijo por el campo, por entre los sauces y pinos del jirón Amazonas. Caminito aquel al que antes cubría la grama y hoy, como lo llaman los ingenieros, es trocha carrozable. Caminé despacio, sin apuro. El sol se escondía, de cuando en cuando, tras ralas y pequeñas nubes.


No era el aire sobre los amplios pastos, ni la trocha carrozable recién construida; sino, principalmente, la pequeña laguna y la casa frente a la loma, las que hacían del Isco un lugar extraño, diferente al que conocí.

Un grupo de shingos o gallinazos, parados sobre la cerca de la casa, abrían sus alas, tranquilos, como si estarían cuidándola.


Regresé por la misma carretera y cuando llegué a la altura de la escuela primaria, ya casi oscurecía. No solo las casas del pueblo están cambiando, pensé. El campo también es otro. ¿Y los shingos, los chacales y las hienas?... Todavía se ríen.

domingo, 10 de diciembre de 2017

(Conciencia Crítica) LOS IMPRESCINDIBLES DE LA VIDA Y LA HISTORIA…

Por Mario Peláez

¿Hay personas imprescindibles en la sostenibilidad de la historia: en el desarrollo de la cultura en general?. Sí, definitivamente sí. Sin embargo recordemos que en los primeros milenios de nuestro estar en la tierra (cuando solo teníamos los músculos para enfrentar la inhóspita naturaleza) nuestra existencia dependía enteramente del trabajo grupal o social.

Pero desde la creación del primer instrumento productivo, la piedra labrada hasta internet y la inteligencia artificial, se desarrolla y consolida la monolítica unidad del trabajo y aporte social con el trabo y aporte individual. Empero acontece (por razones ideológicas) que son los aportes individuales los registrados apoteósicamente en los libros y en la educación liberal. Pongamos el caso de Machu Picchu: su edificación fue gracias al trabajo de miles de trabajadores, asimismo del Inca. Pero éste se lleva los honores. Así sucede con las demás conquistas de la inteligencia a nivel mundial.

Ahora bien: mis alumnos con insistencia (con democrática terquedad) me preguntan, qué personalidades considero imprescindibles en el desarrollo del conocimiento y embellecimiento del espíritu. Al fin les he contestado, no sin antes advertirles que mi elección, como toda elección, conlleva factores subjetivos y valoraciones propias. Aquí están los genios que a mi criterio mejor interpretaron las necesidades de la historia (que no es lo mismo que decir talento, como sabemos):

BACH: Sus composiciones alumbraron el alma y posicionaron la metáfora de la eternidad en nuestro rostro. Si Dios existe, Bach estaría a su diestra.

SHAKESPEARE: Sin sus obras la literatura no sería lo que es y nuestro espíritu seguiría opaco y menesteroso.

MARX: Nos reveló el misterio… de la injusticia social y el derecho a soñar con una sociedad realmente de seres humanos.

DARWIN: Por él conocemos el ADN del eslabón perdido de la biología 

EINSTEIN: Nuestro saber en relación al mundo era casero y doméstico, él universalizó la inteligencia.


Sin duda otras personalidades –muchísimas- multiplican los conocimientos y afina la sensibilidad, pero solo unos pocos nos dan sabiduría, singular belleza y agigantan nuestra presencia en el universo. (Hasta el próximo domingo, amigo lector)

La idiotización de la sociedad como estrategia de dominación.

La gente está imbuida hasta tal extremo en el sistema establecido, que es incapaz de concebir alternativas a los criterios impuestos por el poder.

Por Fernando Navarro

La Haine, 9 de diciembre, 2017.- Para conseguirlo, el poder se vale del entretenimiento vacío, con el objetivo de abotagar nuestra sensibilidad social, y acostumbrarnos a ver la vulgaridad y la estupidez como las cosas más normales del mundo, incapacitándonos para poder alcanzar una conciencia crítica de la realidad.

En el entretenimiento vacío, el comportamiento zafio e irrespetuoso se considera valor positivo, como vemos constantemente en la televisión, en los programas basura llamados “del corazón”, y en las tertulias espectáculo en las que el griterío y la falta de respeto es la norma, siendo el fútbol espectáculo la forma más completa y eficaz que tiene el sistema establecido para aborregar a la sociedad.

En esta subcultura del entretenimiento vacío, lo que se promueve es un sistema basado en los valores del individualismo posesivo, en el que la solidaridad y el apoyo mutuo se consideran como algo ingenuo. En el entretenimiento vacío todo está pensado para que el individuo soporte estoicamente el sistema establecido sin rechistar. La historia no existe, el futuro no existe; sólo el presente y la satisfacción inmediata que procura el entretenimiento vacío. Por eso no es extraño que proliferen los libros de autoayuda, auténtica bazofia psicológica, o misticismo a lo Coelho, o infinitas variantes del clásico “cómo hacerse millonario sin esfuerzo”.

En última instancia, de lo que se trata en el entretenimiento vacío es de convencernos de que nada puede hacerse: de que el mundo es tal como es y es imposible cambiarlo, y que el capitalismo y el poder opresor del Estado son tan naturales y necesarios como la propia fuerza de gravedad. Por eso es corriente escuchar: “es algo muy triste, es cierto, pero siempre ha habido pobres oprimidos y ricos opresores y siempre los habrá. No hay nada que pueda hacerse”.


Por eso es corriente escuchar: “es algo muy triste, es cierto, pero siempre ha habido pobres oprimidos y ricos opresores y siempre los habrá. No hay nada que pueda hacerse”. 

El entretenimiento vacío ha conseguido la proeza extraordinaria de hacer que los valores del capitalismo sean también los valores de los que se ven esclavizados por él. Esto no es algo reciente, La Boétie, en aquel lejano siglo XVI, lo vió claramente, expresando su estupor en su pequeño tratado Sobre la servidumbre voluntaria, en el que constata que la mayor parte de los tiranos perdura únicamente debido a la aquiescencia de los propios tiranizados.


Imagen: La haine.

El sistema establecido es muy sutil, con sus estupideces forja nuestras estructuras mentales, y para ello se vale del púlpito que todos tenemos en nuestras casas: la televisión. En ella no hay nada que sea inocente, en cada programa, en cada película, en cada noticia, siempre rezuma los valores del sistema establecido, y sin darnos cuenta, creyendo que la verdadera vida es así, nos introducen sus valores en nuestras mentes.


...y para ello se vale del púlpito que todos tenemos en nuestras casas: la televisión. En ella no hay nada que sea inocente, en cada programa, en cada película, en cada noticia, siempre rezuma los valores del sistema establecido, y sin darnos cuenta, creyendo que la verdadera vida es así, nos introducen sus valores en nuestras mentes. 

El entretenimiento vacío existe para ocultar la evidente relación entre el sistema económico capitalista y las catástrofes que asolan el mundo. Por esto es necesario que exista el espectáculo vacuo: para que mientras el individuo se autodegrada revolcándose en la basura que le suministra el poder por la televisión, no vea lo obvio, no proteste y continúe permitiendo que los ricos y poderosos aumenten su poder y riqueza, mientras las oprimidos del mundo siguen padeciendo y muriendo en medio de existencias miserables.

Si seguimos permitiendo que el entretenimiento vacío continúe modelando nuestras conciencias, y por lo tanto el mundo a su antojo, terminará destruyéndonos. Porque su objetivo no es otro que el de crear una sociedad de hombres y mujeres que abandonen los ideales y aspiraciones que les hacen rebeldes, para conformarse con la satisfacción de unas necesidades inducidas por los intereses de las élites dominantes. Así los seres humanos quedan despojados de toda personalidad, convertidos en animales vegetativos, siendo desactivada por completo la vieja idea de luchar contra la opresión, atomizados en un enjambre de egoístas desenfrenados, quedando las personas solas y desvinculadas entre ellas más que nunca, absortas en la exaltación de sí mismas.

Así, de esta manera, a los individuos ya no les queda más energía, para cambiar las estructuras opresoras (que además no son percibidas como tales), ya no les queda fuerza ni cohesión social para luchar por un mundo nuevo.

No obstante, si queremos revertir tal situación de enajenamiento a que estamos sometidos, solo queda como siempre la lucha, solo nos queda contraponer otros valores diametralmente opuestos a los del espectáculo vacuo, para que surja una nueva sociedad. Una sociedad en que la vida dominada por el absurdo del entretenimiento vacío sea tan solo un recuerdo de los tiempos estúpidos en que los seres humanos permitieron que sus vidas fueran manipuladas de manera tan obscena.
----

(Conciencia Crítica – Cuento) LA NOCHE QUE SE ENDEMONIO LA REALIDAD…

Por Mario Peláez

Desde cuando estudiaba en la Universidad de Ingeniera, Federico Arana sospechaba que el eslabón perdido de la historia se ocultaba en la cotidianidad. Modulando su voz solía decir, “hay huellas del eslabón por todas partes: en los perversos precios de la canasta familiar; en la angustia del que recorre la ciudad buscando trabajo; en la homicida conducta de los microbuseros y taxistas; en la soledad de la prostituta; en las promesas de los políticos, y en la emoción traicionada del primer beso de la adolescente”. Y levantando más el tono agregaba, “y hasta no encontrarlo la sociedad vivirá una perpetua pesadilla”.

De su profesión argumentada, “la arquitectura tiene de ciencia pero mucho más de arte. Que otra cosa hace el poeta con las metáforas sino hermosas edificaciones”. Pero era pesimista con el futuro de la arquitectura en el Perú. “Aquí la arquitectura ningunea con lo vernáculo y se pavonea con las Casuarinas”.

El arquitecto Arana regresaba al país luego de siete años de “vivir a medias” en Madrid, como gustaba decir. El Avión que lo traía hizo escala en Bogotá. Del aeropuerto “El Dorado”, hizo cuatro llamadas al mismo teléfono. Recién en la cuarta dejó el mensaje: “saludos afectuosos señora Sofía Correa, le habla Federico Arana. Supongo que me recuerda. Llego a Lima hoy en la noche a las diez requiero hospedaje, si es posible la misma habitación que tuve durante tres años. Gracias”. Recordó que en dos navidades le envió saludos.

Durante el vuelo, el arquitecto se sumergió en las profundidades de su mente. Revivió las vísperas de su partida a Europa y de cómo farfullaba: “Estoy en la mejor edad para conquistar Europa, de ir tras la obra de Frank Owen, de Antoni Gandi, de Gastón Bacheland”; recordó Arequipa donde nació y estudió; vio el rostro taciturno de su madre, la mirada gamonal de su padre; añoró el primer orgasmo con su enamorada Cristina, y sintió hormigueo en la entrepierna, “ goces de poca monta de la adolescencia”, murmuró.

Como dando tregua a su memoria, volvió a leer el título del libro del arquitecto Gastón Bacheland, “LA POÉTICA DEL ESPACIO” y el primer párrafo del prólogo: “Instalado en todas partes, pero sin encerrarse en ningún lado, tal es la divisa del soñador de moradas”, que llevaba en su regazo junto con el periódico “El Tiempo” de Bogotá. Y sin más retomó el hilo de su vaporoso pasado.

- Señora- recordó que le dijo - vengo recomendado por el ingeniero Ricardo Ruiz.

- Bien, bien, suficiente referencia. El ingeniero Ruiz vivió aquí cuatro largos años, hasta que lo cambiaron a Tacna.

En la mente de Federico Arana se estampó el rostro gitano de Sofía Correa, su torneado trasero y el embriagador aroma de canela que emanaba su cuerpo, y estuvo tentado a rememorar la destreza táctil con la que untaba los cuerpos, la elocuencia de la absoluta excitación.

El avión aterrizó en el aeropuerto Jorge Chávez a las diez y quince de la noche. Lima como siempre estaba nublada, ojerosa y de mal humor… Más de dos horas demoró los trámites y en recoger su equipaje.

-Taxi, taxi- dijo casi gritando Federico Arana- a Santa Beatriz, República de Chile, cuadra cuatro, cuatro treinta y seis para ser preciso.

Los pocos kilómetros recorridos fueron agotadores. El taxi avanzaba en cámara lenta. El arquitecto se persuadió de que la realidad seguía congelada. No había duda –se dijo- estoy en Perú .

-Por fin llegamos. Estamos a metros de su destino-dijo el taxista con tono chillón.

El arquitecto cotejó las imágenes que proyectaba su memoria con las que ahora percibía. Entonces leyó la placa en la parte alta de la puerta: República de Chile cuatro treinta y seis.

-Sí, por fortuna hemos llegado- asintió el arquitecto. En sus manos llevaba un abrigo, el libro “LA POÉTICA DEL ESPACIO” y el periódico “El Tiempo” de Bogotá.

El taxista levantó el capote, dejo las dos maletas en el umbral de la puerta. Federico Arana tocó el timbre con premura y la puerta se abrió acompañada de un extraño ruido; desde el fondo una voz lo invitó a pasar. “Bienvenido”, le dijo Sofía Correa; él solo alcanzó a ver su perfil.

-Es la misma habitación, la misma cama, el mismo velador- dijo la mujer.
-Muchas gracias, estoy tan cansado que voy a dormir vestido - contestó apenas.

A los pocos minutos se quedó dormido; más bien aletargado, entonces sintió que unas manos ondulaban su cuerpo, y que un aroma a canela lo envolvía. La habitación estaba en tinieblas.

- No hables, deja que drene tu fuente seminal, y tú saborea mis humedades. Blasfema de placer cuanto puedas – susurró la mujer -

Voces y pasos que se multiplicaban a todo volumen terminaron despertándolo. Vio una huraña hilacha de luz que se filtraba del exterior. Con aptitud de sonámbulo prendió la lamparita emplazada en la mesa de noche. Tremenda fue su sorpresa, al no reconocer nada de la habitación, incluyendo la cama y el pijama que tenía puesto. Saltó de la cama como liebre en dirección a la puerta, y mayor fue su sorpresa, ahora convertida en terror.

Temblando, enredándose y masticando las palabras preguntó al hotelero dónde se encontraba.

- Arquitecto Arana- contestó sorprendido el hotelero- se encuentra en el Hotel Europa. Usted llegó a las dos de la mañana directamente del aeropuerto, pero el día de ayer reservó la habitación desde Bogotá.

- ¡No puede ser!, el avión llegó a las diez de la noche y de inmediato me dirigí a Santa Beatriz, República de Chile cuadra cuatro y nunca llamé por teléfono separando la habitación, pues ni sabía que existía el hotel - su corazón saltaba enloquecido.

A cuestas con el arsenal de insólitos hechos se dirigió a Santa Beatriz, cuadra cuatro de República de Chile. De cara con la casa-pensión, su memoria afiebrada no le reportó mayores detalles. La ventana de la calle no tenía lunas, el marco estaba en astillas y los barrotes oxidados. Solo cartones sucios y colillas de cigarros y un fétido olor. El arquitecto retrocedió para cerciorarse de la dirección, giró varias veces en redondo, paseó una y otra vez la mirada por la fachada. En ese infructuoso trance se acercó el guachimán, le informó que hacía tres años nadie vivía allí; que la casa estaba en juicio. “Y que solo en las noches entran fumones que se han robado hasta las chapas”.

-No, no- contestó con patética expresión. Anoche dormí aquí. Empujó la puerta y se dirigió al fondo, “a su antigua habitación”; al instante vio en el destartalado y sucio velador el libro “POÉTICA DEL ESPACIO” y el periódico “El Tiempo” de Bogotá. De un zarpazo los cogió y emprendió la retirada. En su rostro se multiplicaba el espanto. Creyó que levitaba y escuchó como eco su propia voz blasfemando que la realidad había endemoniado.

-Taxi, chilló con el poco aire que le quedaba.

-Señor he regresado a devolverle su bufanda, su libro y el periódico y aquí están – contestó el taxista con matiz de urgencia.

Sus sentidos se ahogaban. Un filudo escalofrió transitaba a paso firme su cuerpo, seguido de devoradores latidos de un corazón que percutía como cajón afrocriollo. Sintió que se abría un abismo a sus pies, se paralizó unos segundos. Cruzó la pista. Volvió a empozar su mirada en la placa que indicaba la dirección. Escuchó apenas la voz del taxista que algo reiteraba.

Deambuló cuadras de cuadras dibujando con sus largas zancadas todas las figuras geométricas. Bajo su brazo dormitaba el libro y el periódico. Su rostro de a pocos recobraba sus colores, incluso una tenue sonrisa se mecía en sus labios. Pero no era que el eslabón perdido había aparecido. No. Eran viejas raíces coloquiales que escalaba su memoria histórica.

La Avenida Canadá parecía un depósito de fierros: de micros, taxis, ómnibus, volquetes, camiones, mototaxis, motos y triciclos; tumefácta de enloquecidas bocinas, gritos, maldiciones y puteadas: de anarquía enmierdada.

-Taxi, Taxi- dijo a viva voz Fernando Arana como retando al pánico que languidecía- y muy seguro de sí se apoltronó en el asiento posterior. Lucía como un prestidigitador del futuro.

Mirando el rostro del arquitecto por el retrovisor el chofer preguntó con apremio si se dirigían a Republica de Chile, cuadra cuatro. Federico Arana solo levantó la mano como señal de avanzar, más un infinitesimal, pero locuaz, movimiento de cabeza a la par recordaba las palabras del autor del libro que aseveraba que es mejor estar en todas partes, pero sin encerrarse en ningún lado. Y paladeando lo suyo agregó que era superlativo hacerlo de la mano de ese diamante invisible que es la imaginación que nos hospeda, como ciudadanos universales, en todos los mundos, repletos de arcoíris y sonrisas, pero también de dioses buenos...

La noche envejecía. La ciudad estaba encapsulada en una luz decrépita y sibilina. (Hasta el próximo domingo, amigo lector).

Publicaciones: Revista "Resistencia Celendina" N° 3.


En la revista "Resistencia Celendina" N° 3, una publicación, a propósito de las denuncias, investigaciones y detenciones por corrupción que se están publicando en las redes sociales y de las que muy poco o nada dicen los medios de prensa de nuestra provincia, existe un artículo cuyo título es: "Corrupción, negocios y periodistas" que nombra a un comunicador conocido por su interesada defensa de los proyectos mineros y, en especial, de la empresa Odebrechet cuyos dueños o mandamáses están en la cárcel.

Aquí algunos párrafos:

Corrupcion, negocios y periodistas

Existen diversos poderes que vienen interactuando y moldeando nuestra sociedad. El principal poder lo ostenta la clase económica, el "poder económico". Esta clase dominante, para seguir manteniendo e incrementando sus riquezas, necesita tener consigo el "poder político". Esto no ha sido problema para ellos, solo han financiado campañas electorales o han sobornado o coimeado a funcionarios públicos para tenerlos a su entera voluntad. Un ejemplo claro es Odebrecht y el financiamiento a Keiko, Toledo y Humala, todos ellos registrados en la agenda de Marcelo Odebrecht, dueño de la poderosa constructora y ahora preso por corrupción en Brasil. Esta empresa pagó las campañas de estos candidatos, no porque eran la mejor opción para el Perú, sino que con ello aseguraban millonarios contratos que le permiten fabulosas ganancias. Los que perdieron apoyan desde el congreso garantizándoles impunidad. Este mismo modo, históricamente han seguido empresas como OAS, Camargo y Correa, Andrade Gutierrez, mineras como Newmont, dueños de Yanacocha, en complicidad con Montesinos para favorecerse en procesos judiciales, o Minas Buenaventura, también dueños de Yanacocha y Conga, financiando campañas de congresistas para conseguir apoyo en el legislativo y como escuderos. Los proyectos en los que intervienen son presentados como desarrollo o progreso para la gente; sin embargo, quienes más se benefician son estos poderes económicos y los políticos corruptos que reciben sendas coimas.

Pagos de la Odebrecht

Conga pretende destruir nuestras principales reservas de agua en Celendin y depositar sustancias tóxicas justo donde nace y se recarga nuestra agua. Odebrecht pretendía hacer centrales hidroeléctricas que servirían para las empresas mineras y operar destruyendo nuestras cabeceras de cuenca. Olmos construida por esta brasilera significo desplazar a un pueblo entero, para llevar agua de la sierra a la costa e irrigar tierras destinadas a la agroexportación, inaccesibles a un pequeño agricultor. Las bases de la subasta de las tierras indicaban que cada comprador tendría que adquirir como mínimo 5000 hectáreas, a casi 5000 dólares cada una: qué pequeño productor podría acceder a estos costos? Así todos los peruanos financiamos el negocio de grupos familiares como el grupo Gloria de los Rodriguez Banda que se hicieron de grandes cantidades de tierras productivas. (...) Varios personajes políticos de Cajamarca ofrecen la construcción de la presa del Chonta para ampliar la frontera agrícola y desde las organizaciones aliadas a la minera plantean como un gran proyecto la construcción de un tren hacia la costa, sin duda lo que no dicen es que el primero es para detener los sedimentos mineros de Yanacocha y el segundo para transportar con facilidad y a menor costo los minerales de Cajamarca. Y han logrado incluso comprometer presupuesto público para la realización de la presa; la minera contribuiría con un pequeño porcentaje, así se ven como los buenos de la película. Por qué no se atreven a realizar la presa anunciando que dejaran de explotar nuestras cabeceras de cuenca? Es decir Chonta si pero sin minería arriba, porque destruyendo las fuentes de agua de nada sirve. (...)

Eler Alcántara.

Se estima que la pérdida para el país por la corrupción es de 12 mil millones de soles por año. Odebrecht, en algunos de los proyectos que participó, suma más de 4600 millones de soles de sobrecostos que consiguió con las famosas adendas en perjuicio de todos los peruanos. Se imaginan cuántos colegios, hospitales, carreteras, canales de riego, acceso al sistema de salud que se encuentra totalmente colapsado podríamos acceder todos los peruanos? Este modo de robarnos y de mantener al pueblo inmutable frente a lo que ocurre, no les sería tan fácil de no ser por los medios de comunicación y periodistas que también se benefician de este robo sistemático. Éstos le dan legitimidad al poder económico y también se encargan de buscar culpables; por ello en la radio, televisión, periódicos encontramos discursos como: "Los antimineros que han parado Conga han detenido el desarrollo del país". "Los opositores a todo han dejado en recesión a Cajamarca, a Celendin" pretendiendo calar con este discurso en la población. Así estos medios de comunicación y periodistas matan dos pájaros de un tiro: instalan el discurso de más proyectos mineros, más hidroeléctricas para salir del atraso, castigando socialmente a los que defendemos el agua el territorio calificándonos de terroristas ambientales, opositores al progreso, pues somos quienes malogramos sus negocios.

(...)

En Celendin solo expondremos uno de los varios casos, Eler Alcántara Rojas; este personaje, muy conocido por su ácida critica más aún, perversa y virulenta difamación, que emprendió contra quienes arruinaban el negocio de sus patrones. Según el dato que nos alcanza nuestro informante, que por motivos de protección a su integridad nos abstenemos de revelar su identidad, este periodista recibió de manos de Odebrecht 7,500 soles en el año 2012; en el 2013 recibió 8,100 soles; en el 2014 recibió 9,800 soles. No tenemos los datos del periodo 2015 al 2016 en el que esta empresa necesitaba por la coyuntura de más propaganda y soboneria acompañada de difamación a los dirigentes sociales.

Este es tipo de "trabajo" sucio al que se prestan algunos medios de comunicación y periodistas. Ustedes creen que el proyecto conga, que significaba ganar una inmensa fortuna, no financió candidatos, medios de comunicación y periodistas al estilo Odebrecht?

Fotografías: Carátula de la revista, artículo, recibos de pago y el señor Eler con doña Mónica Delta.

Sucre: Capturando el pasado... (I)

Muchas veces, y por distintos motivos, estuve allí, en esa esquina, esperando el colectivo para retornar a la provincia o, simplemente, dialogando con algún paisano o amigo. Y es que este lugar fue, y seguramente lo sigue siendo, un punto de encuentro, como lo habían otros por supuesto, en aquel pueblo al que antes llamábamos Huauco. Es la esquina que une al barrio Minopampa con el barrio El Centro.




Los humanos somos así; estamos hechos de recuerdos, experiencias y vivencias que guardamos y que aparecen de repente como esta vez me sucedió, después de asistir a un evento familiar. La nostalgia y curiosidad ingresó en mi como una especie de aire tibio. Miré la casa con otros ojos; miré la casa, cuya vereda anidaba la tertulia del barrio de aquellos tiempos, con ojos del ayer que me envolvieron en gratos recuerdos, empujándome a fisgonear por las rendijas de sus puertas, y a observar sus alrededores, como queriendo capturar el pasado y hacerlo vivir para siempre.

(Conciencia Crítica) En el 464 aniversario: IMPOSIBLE ENTENDER EL PERU SIN LA UNIVERSIDAD DE SAN MARCOS

Por Mario Peláez

Sin duda, halagado por su capacidad de meditar y entonces de dialogar y crear y de siempre confrontar con la historia, el ser humano consagra la inmortalidad de su espíritu. Allí están, por ejemplo, Macchu Picchu, Los Heraldos Negros y la Casona de la Universidad Nacional de San Marcos. Por lo demás poca cosa sería el ser humano sin ese deseo de infinito.

La Casona de San Marcos del Parque Universitario es la gran matriz de la conciencia universitaria. Aquí acunaron y desarrollaron diferentes manifestaciones culturales, diversas doctrinas e ideologías. Sin San Marcos la escolástica teologal seguiría siendo el pensamiento único y la historia solo historia oficial. Por algo San Marcos es más longeva que la República, y también la contestataria por excelencia. Tal es su valor identitario y responsabilidad histórica. Amén del irresponsable presupuesto que le asigna el Estado.

¿Pero cuáles son las evidencias de su inmortal espíritu y de su fructífero diálogo?

La Casona no solo es bella por su arquitectura, barroco mestizo, conjugado con rococó y el diáfano estilo republicado, sino que su belleza también singulariza por la mucha historia que ha vivido. Los rostros y los múltiples timbres de voz doctrinarios los percibimos en sus patios, corredores, salones, recodos y balcones interiores. De pronto podemos ver el alma meditabunda y con ojeras de algún teólogo Jesuita; otras veces un catedrático positivista sonriendo sarcásticamente; y a menudo, a los marxistas encrespando el músculo. No es raro entonces, encontrarse en el Patio de los Jazmines con Baquijano y Carrillo llevando el Mercurio bajo el brazo, y con gesto adusto cuestionando a la escolástica. O ver recostado en una columna del arco frontal del Patio de los Naranjos a Hipólito Unanue citando a Newton. O a lo mejor cruzarnos en el descanso de la escalera que conduce a los salones de la Facultad de Derecho (Verdadero remanso arquitectónico) con Javier Prado dialogando con Carlos Wiesse. O con Manuel Vicente Villarán levantando el índice derecho retando a polemizar a Alejandro Deustua. O quien sabe con Julio C. Tello ingresando al Salón de Grados, meditando sobre el origen del hombre peruano. Y seguro que encontramos en los oníricos balcones del Patio de Letras a Raúl Porras conversando con Carlos Aranibar sobre Huamán Poma; y por cierto ver a Jorge Basadre cruzar raudo al Salón General para dialogar sobre el Perú real y el Perú formal.

Y al anochecer escuchar murmurar a Víctor Andrés Belaunde sobre filosofía del Derecho; y si fuera poco dar oídos a la conversación, en trio de tenores, a León Barandiarán, José Antonio Encinas y Luciano Castillo sobre la pluralidad cultural.

Y nadie descartaría ver a José Carlos Mariátegui – pese a su confeso espíritu antiuniversitario- dialogando sobre la realidad nacional. O al propio Manuel Gonzales Prada y a María Rostworowsky, ambos también imprescindibles intelectuales y soberanos autodidactas. Y desde luego a César Vallejo paladeando: “Entonces todos los hombres de la Tierra le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado; incorporase lentamente, abrazó al primer hombre; echóse a andar…”

Hoy, 2017 (Que cumple 464 años de vida), la Universidad de San Marcos ha enmudecido. Solo se escucha ecos velando sonámbulas metafísicas. Empero como su espíritu es inmortal, igual que Macchu Picchu y Los Heraldos Negros, San Marcos volverá a liderar la conciencia del Perú profundo, del Perú que tanto amó y defendió José María Arguedas (Hasta el próximo domingo, amigo lector)

viernes, 24 de noviembre de 2017

Sucre, antes Huauco: 77 Aniversario de cambio de nombre.

Por ley del 24 de noviembre de 1898, el Huauco adquiere la categoría de Villa y la ley del 2 de enero de 1856 considera al pueblo en el cuadro de pueblos que tienen municipalidad y la ley 9198 del 15 de noviembre de 1940 promulgada por el presidente Manuel Prado Ugarteche es elevado a la categoría de ciudad, a la vez, cambiado de nombre por el de Sucre. Esta iniciativa fue presentada ante el Congreso por el Diputado huauqueño Clodomiro Chávez. Sin duda para el cambio de nombre influyeron en el Diputado los valores y la fuerza moral del soldado don Antonio José de Sucre, lugarteniente del generalísimo don Simón Bolívar.

El distrito fue creado mediante Ley s/n del 2 de enero de 1857.

La capital de este distrito es el pueblo de Sucre.

Aquí vídeo del Aniversario 77 celebrado en la ciudad capital de Sucre, antes Huauco:

Fotos:


Vídeo:

Desfile de aniversario.

Fotos y vídeo: Chungo y batán.

lunes, 13 de noviembre de 2017

SUCRE: Pueblo andino, Existes.


Al conmemorarse, este año, el 77 aniversario del cambio de nombre de nuestro pueblo, bueno es evocar a la tierra donde transcurrió nuestra infancia, donde pasó parte o toda nuestra vida y acuno nuestros sueños.

Y así nuestra vida se compone, como todas: de momentos casi sin importancia; pero que se alojaron en el recuerdo, de hechos impregnados casualmente por el aroma especial de episodios, con la semilla de la alegría y la tristeza de la vida, los rostros de los seres queridos, el ruido estremecedor del aguacero, los techos renegridos de las acogedoras construcciones cargadas de años, nuestros juegos por los poyos del pueblo, la tierra muda y silenciosa que, sin embargo, parecía acariciarnos en su grandeza, en sus rincones preferidos y en su pobreza dejándonos en la memoria una huella encantada e indeleble.


Sucre desde el 15 de noviembre de 1940, segundo nombre del Huauco, es el jardín de la región en cuanto a su grandeza y sublimidad de su naturaleza, todo cuanto sobre el aire y la tierra puede reunir la naturaleza andina de gracia, de lujo y de poesía está confundida allí, como si el distrito de Sucre fuese una mansión escogida de los genios de esta fértil y salvaje tierra que se extiende desde la elevada y frígida cordillera de Cumullca, desde las templadas mesetas de Oxamarca, hasta los humedales de las pampas de las totoras.

Entre este jardín de pájaros y flores, de luz y perspectivas nacieron grandes Sucrenses o mejor dicho admirables huauqueños.

Hace 100 años, el 17 de setiembre de 1917, nació José María Alfredo Rocha Zegarra; Este sucrense océano es la redención de Sucre, su vida grande y pura un ejemplo para la hora que vivimos. Vivió como quiso, es decir de la manera más noble y no como quisieron los demás.

Fustigado por la vida y perseguidos por los que lo temían; no conoció nunca el miedo y el desaliento, por eso, fue un vencedor.

Los que estuvimos y estaremos con él conocemos una ruta por la que abran de seguir nuestros hijos y las nuevas generaciones.

La revista Eco Sucrense, saluda en la persona del Alcalde Wilson Zavaleta Pérez al pueblo de Sucre, que es la patria chica que queremos con sus dolencias y bienes que nos afligen o deleitan.

En el primer centenario del nacimiento del ilustre intelectual Alfredo Rocha Zegarra, la revista recuerda al maestro odiado que con su sombra eclipso a muchas luminarias de su época.

Un abrazo fraterno a la Asociación Movimiento de Unidad Sucrense –MUS, por sus 40 años de infatigable labor institucional.

Lima, noviembre 2017

Neptalí Zegarra Salazar 
Director

Poesía: LABRANZA DEL AGUA. Poemario de Jorge Horna.




Horizontalidad

Vengo de la horizontalidad de los gramales
donde la colina hollada
por los pasos de la humanidad rural
y el trote de sus animales
sostienen el despunte del día
el resplandor de las hoces
el tejido de los pastos
que dan resuello a la historia
llevo en todos mis sentires
la presencia de los bosques de eucalipto
en mi piel
el temblor de la llovizna

Trilla

Las mieses y espigas almacenadas
en la planicie rodeada de yerba
la estrategia del viento
cubre de levedad a las semillas
el trigo cae a la tierra
desde la endurecida horqueta de lloque
siempreviva parva
en la trilla de la Conga del Granero
la vibración de un quende picaflor
anunciador de atardeceres
los guanchacos y su repentino canto
maceran en sus pechos
la despedida del sol en llamaradas.

domingo, 12 de noviembre de 2017

(CONCIENCIA CRÍTICA) Siempre hay tiempo para una sonrisa… ¿CUÁNTO SOMOS REALMENTE NOSOTROS MISMOS? *

Por Mario Peláez

No pocas veces, me digo con ánimo reflexivo, uno es asaltado por uno mismo. Asalto que se amasa con alevosía en el inconsciente y se concreta con penosos recuerdos. Este es el caso. Pero antes: cómo explicitarlo sin que pierda su genuina realidad, pero tampoco que solo tenga la impronta de la gélida objetividad. Qué formato sería el adecuado. ¿El ensayo, la crónica o la ficción?. ¿Y por qué no los tres, cual una trenza?.

En efecto, me sorprendió que la alumna me abordara solicitándome unos minutos. “Disculpe profesor, dijo a media voz, quería agradecerle y despedirme por sus clases que de verdad me motivaron”. Creyendo haber entendido el mensaje le contesté que le daba la razón, y que sin más pérdida de tiempo debería trasladarse a otra universidad. Le sugerí La Católica. Claro, agregué, siempre que cuentes con los recursos.

- No se trata de preferencias, profesor. Sinceramente ya no tengo interés por los estudios. Me he quedado sin objetivos ni voluntad, que son los que construyen el diario vivir.

Mi sorpresa creció. Recordé sus intervenciones en clase y exposición sobre las identidades en el Perú, y lo bien que discutió con sus compañeros. Y sin tener algo mejor que decir, le sugerí que el viernes, luego del examen, seguiríamos conversando. Al poco rato me olvidé del asunto, aunque una curiosidad se impregnaba en mi memoria.

Dos días después, y al término del examen, nos reunimos. De inmediato noté que sus facciones habían endurecido, dos tercas ojeras ensombrecían su rostro. Su mirada era impersonal; sin embargo hablaba mansamente (que no es lo mismo que pausadamente, me dije).

- Ya decidí dejar los estudios, profesor. Viajo a Piura donde nací y tengo una hermana, voy a recoger mis pasos – dijo acompañada de una lánguida sonrisa – solo quería rendir mi último examen.

A tu edad, le dije modulando la voz, bien puedes dar tres vueltas a la tierra. Coge tu mochila y sal a devorar el mundo. Nada hay que no se pueda superar, salvo la muerta (Mi voz sonaba impostada, como el docente en su primera clase). Y si de amores se trata, a tu edad tienes para vivir los más apasionados, a lo Romeo y Julieta (y estuve a punto de agregar “en la línea del Marqués de Sade”). Al instante reconocí que mis consejos eran frases vacías, y peor, cursis. 

- Que bueno sería, pero no, yo…

En ese instante se acercaron a la mesa dos colegas profesores, y sin más tomaron asiento. Entonces Juliana se puso de pié.

- Gracias profesor, por favor mi examen le entrega a la delegada.

Unas sonrisas idiotas se dibujaron en los rostros grasientos de los “profes”.

Con algún retraso me dispuse a corregir los exámenes. El primero fue de Juliana. Me asaltó una extraña sensación. La primera respuesta, muy buena. La segunda, buena. La tercera, regular. La cuarta, reflexiva, la mejor. No hubo la quinta respuesta, más bien un recuadro con letra más redonda, pero de trazos frágiles.

Profesor: 

Me despido afectuosamente, como lo hago con las demás personas que respeto y estimo. Ya no puedo más. Mi ser se ha roto en pedacitos, y ya me cansé de intentar armarlo y de esperar algún milagro. Mi vida se ha colmado de nada. Que terrible es seguir respirando, oliendo y mirando para nada. Es estar en medio de ninguna parte. Vivo sin sentir que vivo en mí. Solo soy como una nube negra. Mil disculpas.

De inmediato me dirigí a la universidad, en el umbral me esperaba la delegada de aula, y sin esperar una segunda respiración me informó, con lógica emocional, que Juliana había muerto, que se había suicidado hace dos días. 

- No me explico, profesor, por qué tomó esa decisión, por Dios que no lo entiendo. Era bonita, con buen trabajo, buena salud, excelente alumna, dotada de un humor inteligente. Solo le faltaba dos semestres para terminar la carrera, profesor.

Y recargando sus gestos y afinado su percepción, agregó con voz luctuosa.

- Su rostro como que sonreía, solo parecía estar dormida, profesor. Como queriendo no mirar lo que había sucedido.

No hice ningún comentario, solo un leve movimiento de cabeza, di media vuelta en dirección a la calle, al café de la esquina. Trataba de ordenar imágenes, sentimientos y argumentos en torno a lo que vendría a constituir el acto más dramático y penoso y sin apelación. Unos dicen, cobardía; otros, valentía. Se trata –me dije con suprema cautela- de un largo proceso de maceración sin tregua, de segundos, de minutos, de horas, de días, de meses, acaso de años. Primero la trágica decisión asoma como minúsculos brotes, seguido de infinitos monólogos dubitativos, de avances y retrocesos que se amalgaman como remolinos en la mente, luego se acelera con zancadas firmes que agigantan la angustia y el atroz dolor existencial, rebasando la “nube negra” que ha copado su conciencia, y entonces se impone el final, presidido quien sabe de un centésimo de segundo de arrepentimiento, de desistimiento, de legítima defensa. Final donde solo reina el silencio insobornable, la invisibilidad del SER.

Todos –seguí forzando mi mente- lidiamos con pequeñas angustias caseras. ¿Pero en el caso de la alumna Juliana?. Intuyo que ella fue tras del absoluto desasosiego que la vida le negó; y si fue creyente, para inmortalizar su alma. Misterios de la vida… que termina concretándose a través de las circunstancias que se vive y de la propia biología. ¿Cuánto somos realmente nosotros mismos?.

Súbitamente, como relámpago, volvió a mi mente las palabras de la delegada.

“Su rostro sonreía, solo parecía estar dormida, como queriendo no ver lo que había sucedido”.

Entonces pude entender que hubo opacidad en su decisión, pero luminosidad en su agonía, y sobre todo saber que Tánatos no siempre triunfa. Como dice el poeta, con el poder de la sonrisa las flores recién florecen.

Afuera una filuda llovizna y un rencoroso viento lustraba las calles de Lima la horrible. También el último aroma de café se había esfumado. (Hasta el próximo domingo, amigo lector)

* A mí querida hija Gabriela, excelente psicóloga, psicoterapeuta, y mejor ser humano.

viernes, 10 de noviembre de 2017

El pensamiento comunista II (Antología) Por Alberto Flores Galindo.


El las páginas 54, 55, 56 de esta obra encontramos un artículo irónico e interesante articulo que si, José Carlos Mariátegui lo hubiese escrito en estos días, quizás su titulo sería "Los caviares del pueblo". El articulo en mención fue publicado sin firma por su autor en la columna "Voces" de La Razón, Lima N° 20, 6 de junio de 1919. Reproducida por Juan Gargurevich en La Razón del joven Mariátegui, Lima, Editorial Horizonte, 1978 pp. 153, 154.

Delegados del pueblo.

Por Jose Carlos Mariátegui.

Cargados de iniciativas, proyectos, esperanzas y papeles, entran al Palacio de Gobierno dos senadores cospicuos. El señor Bernales y el señor Miró Quesada. El Comité Pro-abaratamiento ha puesto en sus manos la defensa de las garantías personales de sus miembros y de las conclusiones de su memorial sobre las subsistencias. Y uno y otro sienten la grata responsabilidad de ser delegado del pueblo. 

Este papel de delegado del pueblo es por supuesto, muy del gusto del señor Bernales. El señor Bernales no solo quiere que los obreros miren en él a grande y buen amigo. Quiere que miren en él a un obrero. El señor Bernales, lo mismo que el Irigoyen, sostiene que no es un burgués. Que es un proletario. Que es un empleado de la Compañía Recaudadora de Impuestos. 

Su automóvil, su elegancia y sus escarpines no le impiden amar al socialismo. Antes bien, parece que lo impelen al socialismo. Por lo menos el señor Bernales se olvida de su automóvil, de su elegancia y de sus escarpines cuando se habla de socialismo en su presencia.

El señor Miró Quesada no participa mucho del entusiasmo del señor Bernales. Su posición de civilista lo aleja de los optimismos populares. Tiene un espíritu un poco frío y escéptico. Pero sin embargo, su cultura de hombre moderno crea en él la más viva adhesión a las doctrinas dominantes. Y sobre todo, el señor Miró Quesada posee una cualidad valiosa para servir con eficacia a las clases trabajadora: su sagacidad elocuente persuasiva. 

El señor Miró Quesada y el señor Bernales se hallan, pues, en actitud de ser dos buenos mediadores o embajadores de las clases trabajadoras. Su deseo de satisfacer a los trabajadores no puede ser puesto en duda. No solo influyen en el señor Miró Quesada y en el señor Bernales sus naturales simpatías por la causa del proletariado. Influyen además, su condición de políticos. Y de políticos cuyos nombres suenan como nombres de aspirantes a la presidencia.

Cajamarca: Conocimientos tradicionales y potencialidades de la jalca como alternativas al desarrollo

Por Milton Sánchez

La aprobación de la Ley 30640, que modifica la Ley 29338, ley de recursos hídricos, mediante el establecimiento de los criterios técnicos para la identificación y delimitación de las cabeceras de cuenca, impulsada por el congresista Marco Arana de la bancada del Frente Amplio, ha despertado una serie de debates parcializados y débiles en torno a las cabeceras de cuenca. La alerta la dio Víctor Gobitz presidente del CEO de minera Buenaventura en la pasado Perumin; los empresarios mineros manifestaron que esta norma pondría en riesgo las inversiones mineras en el país.


Para seguir alimentando la discusión respecto a este tema existe una importante publicación respecto a la jalca cajamarquina del reconocido investigador Fidel Torres, ganador del Premio Nacional de Investigación Ambiental, otorgado por el Ministerio del Ambiente, publicó en mayo del 2014 su investigación Conocimientos tradicionales y potencialidades de la jalca, alternativas de desarrollo al modelo actual y estrategias de conservación. Lamentablemente las autoridades de turno vienen ignorando estas valiosas propuestas, permitiendo con ello el afianzamiento de la actividad minera en estas valiosas zonas.

A través de este blog, iremos entregando por secciones los importantes aportes sobre los conocimientos tradicionales y potencialidades de la jalca.


Conocimientos tradicionales y pontecialidades de la jalca

“Alternativas de desarrollo al modelo actual y estrategias de conservación”


Muchas veces escuchamos decir que “las jalcas y los páramos son tierras eriáceas, sin oportunidades para el desarrollo de las comunidades”, también que “las cabeceras de cuenca o las lagunas altoandinas pueden ser sustituidas por reservorios para brindar agua a las comunidades”, sin embargo, este tipo de discursos son planteados por aquellos grupos de interés que buscan desvalorar al ecosistema jalca con el afán de darle un distinto al tradicional, normalmente, el extractivo. Por ejemplo, en muchas ocasiones las empresas mineras esgrimen estos discursos para alentar a las comunidades a vender sus tierras para el desarrollo de proyectos mineros.

Por otro lado existe un persistente prejuicio a cerca del estado de desnutrición en el que viven las sociedades de la jalca, por la supuesta baja ingestión de proteína animal. Se dice esto, a pesar de que son capaces de usar y conservar muchas especies vegetales, como variedades de tubérculos, como papas nativas, ocas, ollucos y mashua. Si la conservación y manejo de la biodiversidad es expresión de una agricultura de alta cultura, la afirmación de desnutrición responde a una tendencia marcadamente discriminatoria hacia estas sociedades.

Con este trabajo se pretende demostrar los mitos negativos sobre la jalca. La jalca es un territorio con alto potencial, tanto productivo como cultural, que puede brindar un gran aporte a la ciencia y a la tecnología basado en el conocimiento especializado de sus comunidades sobre los recursos que esta ofrece. Así mismo, es un laboratorio para la adaptación al cambio climático, al poseer una valiosísima variabilidad de especies y endemismos de gran importancia. También provee de servicios ambientales estratégicos para el desarrollo de las comunidades, como son el servicio de captación, acumulación y distribución del recurso hídrico.


Para poder demostrar el valor y potencial de la jalca, se realizó un trabajo bibliográfico, pero también un trabajo de campo, visitando varias zonas de jalca del territorio cajamarquino, donde se pudo registrar información de campo, pero también el valioso conocimiento de sus moradores, a través de entrevistas y encuestas. Se visitaron las comunidades de Jamcate, Combayo, El Lirio, Trascorrales, Rejopampa, Paucamarca, Campo Alegre y Sexemayo, ubicados en las jalcas de San Marcos, Cajamarca y Celendín y se realizaron más de 60 entrevistas a distintos pobladores. La jalca representa el 12% de la superficie del departamento de Cajamarca y aporta con el 18% de la producción agropecuaria de la región, de la cual, el 80% son pastos y el 20% cultivos alimenticios. La producción de papa, trigo, olluco, cebada, oca y haba representa el 6.4% del total de productos agrícolas del departamento, de los cuales, el olluco, las ocas y la mashua son exclusivos de este ecosistema, sin embargo, se puede verificar su presencia en distinto mercados locales, distritales y regionales.

La jalca brinda servicios ambientales estratégicos debido a características ecológicas especiales, sin embargo, determinadas acciones humanas está deteriorando estas capacidades, lo cual debe ser controlado en un nuevo enfoque para aprovechar de manera sostenible. Dos servicios ambientales fundamentales que la jalca presta a la población, directa e indirectamente, son la provisión de agua en cantidad y calidad y el almacenamiento de carbono atmosférico que ayuda a controlar el calentamiento global.

Así mismo, los pobladores de la jalca se identifican fuertemente con su territorio, ya que este representa un espacio de bienestar, asociado a oportunidades productivas por las ventajas ambientales que la jalca ofrece para la crianza de animales y cultivos.

Como escenario de especies silvestres de importante utilidad para la salud, cosmética y nutrición, la jalca representa una fuente de nuevas posibilidades económicas en base al conocimiento experto de hombres y mujeres conocedores de sus propiedades, ubicación, formas de uso, dosis y preparación. La jalca es una importante despensa de plantas de uso medicinal, insecticida, tintóreo y nutricional, lo cual se verifica en la diversidad de especies utilizadas para los fines mencionados, especialmente medicinales y que, además, abastece en más del 80% a los mercados del norte del Perú (Seminario, A. 2008). Esto hace de la jalca sociedades de conocimientos especializados.

Estos conocimientos se complementan con otros relacionados con la estructura de la alimentación y nutrición de las familias, en la que combinan especies con contenidos proteicos, vitamínicos y minerales en volúmenes suficientes para lograr una nutrición suficiente que les permite llevar una vida sana y activa. Siendo la papa el alimento principal de la dieta básica por el volumen de su ingestión de aproximadamente de 1.0 kg diarios por persona, se proveen de la energía y proteína que este volumen permite, a lo que se suma el consumo de ollucos con su importante aporte de antioxidantes, junto con la mashua por su reconocido aporte de proteína. El consumo de productos lácteos completa la cultura alimenticia de estas sociedades que se identifican con la jalca como un territorio de bienestar paisajístico, alimenticio y productivamente ventajoso frente a las partes bajas de la cuenca.

El rol e importancia de este ecosistema por sus servicios ambientales y provisión de biodiversidad para nuevas oportunidades económicas en la economía mundial, se fundamenta, por un lado; en el uso y aprovechamiento de las sociedades agrarias que lo habitan y, por otro lado, de sus conocimientos expertos sobre las propiedades de dicha biodiversidad. Sin embargo, durante las últimas cinco décadas las jalcas han comenzado a destacar también por su valor económico, pues se ha constituido en el escenario privilegiado de una abundante ganadería extensiva de vacunos de carne y de leche, y en los últimos diez años, de la gran explotación minera. Precisamente estos dos factores constituyen hoy una de las causas de riesgo más importantes para la estabilidad de la biodiversidad de este ecosistema y la alteración de su rol en el ciclo hidrológico de la región (Rodríguez J. 1997); aspectos determinantes del destino económico de este departamento que posee la segunda economía agraria del norte país, después de La Libertad (Torres F. 2012) y que tendrá que tomar una decisión estratégica entre la prioridad que le asigne a la actividad extractiva de minerales o a la producción de alimentos.

Las ventajas comparativas y competitivas del territorio de la jalca deben representar tema fundamental en las estrategias e inversiones de los Planes de Desarrollo de Cajamarca que, utilizando la estructura normativa vigente debería posicionar la jalca con un rol protagónico en el aporte a la ciencia, tecnología e innovación para el desarrollo sostenible de esta región, basada en los servicios ambientales estratégicos que provee y los conocimientos tradicionales especializados que se tienen de su biodiversidad endémica. Ventajas que traducidas en normas y políticas, generarán el ambiente de facilitación para las decisiones más pertinentes de su uso desde el enfoque territorial.

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger